Los cobardes tambien bailan tango

Los cobardes tambien bailan tango

Ella subio al taxi.
El, portafolio en mano miro a la nada.
El taxi arranco, ella lo vio disminuirse por el retrovisior, Gardel goteaba de las bocinas de aquel destartalado Datsun.
Eran las siete menos cuarto, era Noviembre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s