Traición

fv8393

Papá y mamá viajaban mucho.

A ella le daba temor aquella ciudad nueva, los desconocidos y dejarnos salir de casa.

Así que una tarde llegaron con dos cachorros de largas y sedosas orejas con mirada gris.

En un año llenaron la casa y aquel enorme jardín de retoños idénticos a ellos.

Yo tome por costumbre tirarme a dormir en la panza de ella como una cría más.

Papá decía que solo ellos cuidarían de nosotros como si fuera él, por eso siempre a su regreso y antes de entrar a casa se detenía a hablarles en un tono dulce y patriarcal.

Doce años más tarde papá nos llevo a vivir a otro país.

La casa nueva no tenia jardín, ni césped, ni grandes árboles frutales, ni rosales, ni eucaliptos, no era mi casa.

Ellos no pudieron venir con nosotros, ni con nuestros recuerdos, ni nuestro futuro incierto.

Nadie pudo mirarlos a los ojos.

Durante diez años no merecimos el amor de otro animal.

3 comentarios en “Traición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s