Chiquita y Orejona…

mayas-pictures-035.jpg

Chiquita y orejona. Así me vio el otro día la Mexicana. Grito como es su desafortunada costumbre por que jugué un rato con una bolsa que dejo –fuera de su lugar-.

Después de ese incidente he reflexionado mucho sobre el asunto y veo que ella y yo no logramos entendernos. El problema que encuentro es que la Mexicana intenta cambiar mi naturaleza curiosa, ella espera que yo sea una de esas perritas falderas un tanto mariconas que solo pasan sus días sentadas en un mullido cojín dormitando.

Si esas son las aspiraciones de la Mexicana, creo que esta en serios aprietos…

Me gustaría hacerla entender que una es como es y punto ¿acaso ella se ha puesto a pensar que yo la tomo como es? Claro que no, ella asume que aceptarla tal y como es, es una vuelta en el parque, pero no es así.

La Mexicana tiene sus ideas y sus hábitos y la Alemana y yo terminamos bailando al son que nos quiere tocar, bueno, la Alemana más que yo. Mi naturaleza es independiente, curiosa, extrovertida, afectiva, -claro- reconozco que en ocasiones puedo ser un poco brusca con sus cosas y que últimamente he tenido accidentes dentro de casa.

Pero de eso a pretender hacer de mi una perrita virtual como lo hacen los japoneses, pues no.

¿Que diría ella si yo un día de estos me paro frente a ella y le digo que pare esa persecución con el baño? ¿Que diría ella si una mañana le digo que se levante exactamente cuando suena la alarma y no media hora mas tarde y así evito tener un accidente dentro de casa? ¿Que cara pondría ella si le digo que detesto el sabor de la medicina que me obliga a tomar? O pero aun, ¿que pensaría ella si yo le digo que muy a pesar de sus arranques, de sus tardes de melancolía, de sus risas incontrolables y de su mal humor ciertos días del mes yo la acepto como es?

Pero desafortunadamente la Mexicana no habla maltés así que me es imposible decirle que si a esas vamos yo también la puedo ver chiquita y orejona si no se deja de ideas absurdas y sencillamente acepta las cosas, las situaciones así como a las personas, pero sobre todo ¡a mi! como son y como soy.

En lo que eso sucede iré a pedirle otra cookie para la reflexión…

Un comentario en “Chiquita y Orejona…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s