Yo Pecador…

angelitos-negros-ii.jpg

Señora Ledezma la mande llamar por que nos preocupa mucho Beatriz. Como usted me imagino que sabe su hijita es una niña muy inquieta, habla mucho en el salón, distrae constantemente a toda la clase y recibimos muchas quejas de parte de su maestra.

Lo último que nosotras queremos es no poder contar con la presencia de Beatriz en nuestro colegio, seria una pena. Usted debe saber que las tías de Beatriz son ex alumnas de esta institución y a nosotras nos interesa mucho que ella siga con nosotras, pero bajo estas condiciones lo vemos francamente difícil.

Si Beatricita fuera como su hermana usted y yo no tendríamos esta conversación en este momento, pero lamentablemente ellas son agua y aceite, ¿usted me entiende verdad?

-Si Madre hablare de nuevo con ella, y si es necesario seré mas dura en la disciplina con Beatriz, para mi seria muy difícil tenerlas en colegios separados, usted sabe mi esposo y yo viajamos constantemente y es una tranquilidad saberlas a las dos juntas.-

Tal vez si ustedes…como le diré estuvieran mas presentes, mucho mas involucrados en las actividades del colegio la niña se sentiría más querida.

-Bueno Madre no es que mi hija no se sienta querida, es que sencillamente nosotros viajamos todo el tiempo por el trabajo de mi marido y no nos es posible ser más activos en el colegio.-

Siendo así me veo en la necesidad de que usted firme esta carta de condicionamiento por ella, yo ya le explique a niña lo que esta carta significa, ¿no es así Beatriz?

Beatriz sentada en el sillón de piel mira de lejos a las dos mujeres, la oficina de la Madre Reyes es mas tenebrosa de cómo se la habían platicado, había varias ventanas pero estas tenían las persianas a medio cerrar, así que la luz no entraba. El enorme escritorio de madera tallada estaba cubierto de papeles y al centro un folder verde con su nombre completo escrito en un costado.

La niña noto inmediatamente que hubo una corrección en su segundo apellido y en vez de una eñe habían escrito una t, ya estaba acostumbrada a ese error, su mamá siempre se lo repetía:

-Recuerda Beatriz, tienes que estar muy atenta de corregir si es que notas que se confunden a la hora de pasar la lista, es: Mariñez no Martínez hijita.-

Beatriz tu mami en este momento va dar su palabra por ti, ella va firmar esta carta donde tu, y no ella te comprometes a portarte tan bien como tu hermana.

Ella parpadea, no habla, no es que no tenga nada que decir es que no encontraba como decirlo.

-Madre le aseguro que esta será la primera y ultima ocasión en que yo tenga que firmar esta carta, Beatriz es una buena niña y se que sabrá comportarse, además, tiene tanta ilusión de cursar el primer grado de primaria, no sabe usted la emoción que le provoca aprender a leer y escribir bien.-

Y usted no sabe el gusto que nos dará a nosotras que ella termine sus estudios con nosotras, verla graduarse de este colegio, así como sus tías, la diferencia es que ella, por el solo hecho de iniciar sus estudios desde el kinder con nosotras tendrá el privilegío de recibir de manos del señor Obispo la Cruz de Perseverancia. Ojala señora Ledezma lo veamos…-

Una vez más madre e hija salen de la mano.

-Hoy cuando llegue tu papá de viaje voy a hablar con el, lo mas seguro señorita es que el y usted tengan una conversación ¿me escuchaste Beatriz?-

Esa misma noche…

-Tienes que hablar con ella, a mí no me hace caso, no tiene permiso de salir a jugar con los perros y tú sabes lo que eso la mata, bueno, pues no funciono.-

¿Y que quieres que le diga?

-No lo se, pero habla con ella-

Dice tu mamá que las monjas del colegio ya no te quieren allí, que te portas mal ¿es cierto eso?

-No-

¡Ah! Eso pensé, ¿entonces por que mandaron llamar a tu mamá el día de hoy?

-No lo se, la Madre Reyes no me quiere papi es mala, yo se lo dije a mi mamá pero ella no me cree, además me pone a rezar cuando ella dice que me porto mal-

¿A rezar? ¿Y que rezas?

-Pues el Padre Nuestro-

¿Y te lo sabes?

-No todo-

¿Y que más te pone a rezar?

-El Ave María-

¿Y ese si te lo sabes?

-Si el Ave María me lo se todo-

¿Y es todo lo que te pone a rezar?

-No, también el Yo Pecador-

¿Y te sabes el Yo Pecador?

-No, no me lo se-

¡Ah! Pues no quiero que te lo aprendas, ¿me oíste Beatriz? La próxima vez que esa cacatúa te ponga a rezar ¿sabes lo que vas a hacer? Vas a repetir pero las historias que yo te cuento, ¿me escuchaste hijita?

-Si papá-

A ver te acuerdas bien, bien de la historia del Loco. Bueno, pues quiero que te la aprendas, y eso repitas. Y mañana cuando tú y yo nos vayamos de viaje te voy a contar una historia nueva, más real que la del Loco.

-Pero tú me dijiste que era real la del Loco, que si pasó.-

Claro que paso mijita, pero la que te pienso contar es mas real, real, por que le paso a Melquíades y aun cuando fue hace muchos años en el pueblo todavía se habla de eso, ¿sabes por que mijita? ¡Pues por que a Melquíades los agarro un rayo tres veces!

Pero no te voy a contar más por que sino de que vamos a platicar tú y yo en el viaje. Beatriz, prométeme que te vas a aprender de memoria todas esas historias hijita.

-¿Para que papi?-

Ah pues por que un día a mi se me van a olvidar y quiero que tu te las sepas y me las cuentes a mi…

9 comentarios en “Yo Pecador…

  1. Carajo, Beatriz… me he reído mucho con esta historia, “recordándote” cómo serías de pequeña… y ahora hasta lágrimas me arrancas.

    Eres grande Beatriz, me inspiras, en verdad.

    Mi sombrero y mi cariño para vos.

  2. Lo celebro, tu sabes perfectamente lo que estos relatos representan para mi.

    Y con enorme cariño los comparto contigo y con el (la) que los quiera leer.

    besos,

  3. Delicioso leerte, en serio, muy en serio, ademas mira:

    1. Ahora entiendo mejor eso de hijas rebeldes por causa de padres viajeros… que cosa…

    2. Que feo que la confundan con ese apellido tan corriente, digo, la estirpe se nota a distancia caray…

    Saludos,

  4. Gracias.

    JAJAJAJAJA De verdad que NO deberias hacerme reir, pero lo haces…Y a cuenta de que los latigazos, yo no tengo la culpa de que su apellido sea popular y el mio tan extraño.

    Saludos,

  5. Muy lindo texto, eso de recordar o recrear los años de la infancia, los terrores, las amarguras y las alegrías intantiles nos hacen aprender mas de las personas que nos abren sus vidas de esa manera.
    Palomilla infantil

  6. Por un momento me transporte a momentos similares de la infancia, hay cosas, situaciones, personas que siempre afectan, ya sea en sentido positivo o negativo, de ahí que se van forjando los rasgos de la personalidad, el carácter, incluso la vocación.

    Recorde porque escogí esta profesión.

    Estimada Beatriz, gracias por estas excelentes letras.

  7. Mi estimada Fab, gracias por tus comentarios. Me alegra saber que disfrutas la lectura. Yo disfruto muchisimo escribiendolas y compartiendolas con todos ustedes.

    Abogada, gracias por sus lineas. Esos años de escuela los recuerdo de manera muy especial, no fueron años de terror, se lo aseguro, desde niña -para mi fortura- tuve un padre que entre las muchas cosas que me enseño fue a jamas temer, ni siquiera a el. Lo que si le debo a esos años y experiencias es la vivida imaginacion que tengo. Gracias por su visita.

    Marvin, Ah si? pues mira, a la de ya ponle precio y me lo envias, no faltara con quien usarlo…

    Dwight, Pues siendo asi deberia darnos una catedra sobre el tema caballero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s