* De los pies hasta la frente…

Anochece. Estas a mi lado, te veo tendido a mi lado y pienso en los días que han transcurrido, estos días que han sido los más largos, los más lentos, un caminar en el desierto de la soledad. Pero ahora, una finísima malla de filigrana y sueños te trae de nuevo. Y te veo rendido, y mientras duermes, pienso que así estas mejor, que es así, como menos daño haces, me haces.

Veo la tabla roca de tu espalda, tu espalda donde yo me he refugiado tantas veces, tu blanca espalda cuajada de lunares hilvanados uno a uno por mis caricias, por mis dedos que te recorren. Los enumero, es uno por día, uno por las sofocantes noches sin ti y contigo. Y duermes a mi lado y el toro que eres reposa antes de que la luna termine su ascenso en la dulce noche de tu regreso.

Me tomaste entre tus brazos
Y me hiciste muy feliz

Me deje querer todita
Con cuidado y despacito
Pa’ sentir mas el amor
Me perdí en el cobalto de tus ojos
Me perdí en tus labios rojos
Y deje que me quisieras
Y me hicieras a tu antojo

Que ha sido me pregunto de estas manos, donde han estado, que piel han acariciado, que ojos han cerrado. Miro tus rosadas manos, y mis sueños encuentran espacio entre ellas, anidan en ellas, recorren la línea de la vida, se acurrucan en la línea del amor.

Unas gotas de aceite de las lunas de Octubre las derramo en tus manos, cubro con ese aceite tus dedos, tus largos y trabajados dedos y beso las diez medias lunas que me iluminan atrapadas en tus uñas. Si fueras un niño te cantaría canciones de cuna para que pudieras dormir, si fueras un niño te dejaría reposar en mi vientre, te arrullaría con el latido de mi corazón. Y de nuevo te veo, y eres el mismo, el de siempre, por siempre.

Sientes mis manos, este par de manos que desde ya te pertenecen, estas manos que haz guiado infinidad de veces, estas manos que solo sirven para tocar tu cuerpo. Y veo de nuevo tu cuerpo, la línea de tus hombros, tus brazos heridos por el fuego, veo tu torso, ese tronco del que me aferro, veo tus genitales, tus nobles genitales que me fecundan y se derraman en mí.

Y si yo fuera un poeta te regalaría los versos sagrados, te regalaría la luna roja que se esconde en el anillo tres de Saturno. Y si yo fuera cacao te cubriría el cuerpo de xocolatl y la lengua enorme de mi deseo te recorrería, y si fuera lo que no soy, La Eternidad, vivirías dentro, muy dentro de mí.

Desde afuera nos miraba
Una luna enamorada
Que celosa se sentía
De lo que tu a mi
me dabas.

Pero ahora no duermes, estas parado frente a mí, me encaras, me miras y me envistes y me desplomo, y de nuevo soy la que siempre he sido a tu lado. Y tu eres las únicas manos que hay, tu eres el único beso que he recibido, tu eres el único aliento que me da vida, tu eres el Todo que crece y se hincha y erguido me apunta y penetra una y otra vez. Y yo soy la otra, la otra parte de ti, que en ti crece y florece cuando estas en mi. Y una lluvia dulce de anís me cubre, una dulcísima brisa me reviste, eriza los vellos de mi cuerpo y deposita minúsculas gotitas de ti, y yo quedo tatuada una vez más.

Te marchaste despacito
Antes que yo despertara
Y el recuerdo que me dejas
Ese no lo borra nada.

Me tomaste entre tus brazos
Y de plano me rendí
Me besaste dulcemente
Con mil besos diferentes
Y me hiciste muy feliz.

Me marcaste para siempre
Sin tu amor ya nada puedo
Por que llevo en mí tus besos
De los pies hasta la frente.

Y estas paredes podrían contar nuestra historia, podrían decir que bajo este techo tú y yo nos desgarramos de amor. Pero un rayo de luna se ha filtrado por la ventana y baño tú rostro y yo lo contemplo, y te recorro de nuevo, busco que nadie te haya herido como me haz herido tú. Y cubro de nuevo tu cuerpo de sal y me duermo a tu lado y sueño a tu lado y un grillo nos prepara un ensamble de cuerdas, y la luciérnaga pulula perdida en el jardín, y un agazapado contingente de hormigas quiere llevarse el último bocado de este amor.

Desde afuera nos miraba
Una luna enamorada
Que de envidia se moría
De lo que yo a ti
Te daba.

Te marchaste despacito…

Beatrix

*”De los pies hasta la frente” Cancion Ranchera por Jorge Montana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s