Anoche soñé contigo

Anoche soñé contigo.
Venias envuelto en una enorme maraña de caramelo como las que me enseñaste a hacer cuando el azúcar alcanza la temperatura y el tono ámbar que tanto te gusta. Una procesión de ollas y sartenes de cobre me anunciaron tu llegada y fue una cítrica brisa la que termino de despertarme.
Señor de los Cacaos el de rosadas y hermosas manos, el guardián de todas las mieles y el hortelano de las flores comestibles.
Por la mañana enormes columnas de fragante pan testificaban tu noctámbula aparición, y en mi cama la imborrable huella que dejan las cerezas.

Beatrix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s